Del Brexit al terrorismo

Reflexiones a partir del resultado del Brexit y sus implicancias en el mundo actual

Si la convocatoria al referéndum sobre el Brexit fue un intento personalista de mantenerse en el poder por parte de Cameron, y ello nos debe llevar a reflexionar sobre la utilización que se hace de la gente y de la política con criterios excluyentes, su resultado (que, ante sus primeras consecuencias, todo el mundo reconoce hoy como ilógico) también debería llevarnos a reflexionar con una mirada más global sobre la situación actual del mundo.

La xenofobia reinante en Europa, y su expresión en partidos políticos que crecen a partir del odio a la inmigración y a la necesidad de volver a los esquemas vigentes décadas pasadas, nos lleva a analizar cuáles han sido las consecuencias del neoliberalismo. El odio al inmigrante refugiado proviene de los sectores que han quedado absolutamente rezagados, producto de la desigualdad que estos sistemas crean y agravan.

En este sentido, debemos asumir que ello es sistémico al tipo de economía adoptado y, sin ligar a dudas, no se soluciona con “unos miles de refugiados menos”, y que aquellos sectores llegan a niveles de violencia que se expresan por igual en Gran Bretaña, Austria, Alemania o Francia.

La cultura de la ignorancia que se adueña de estas sociedades desiguales, está en la base de los actos violentos vividos en las últimas semanas tanto como en la desesperación de inmigrantes rechazados que terminan ofreciéndose como combatientes para los grupos terroristas.

Así como podríamos convencernos de lo correcto que resulta para cualquiera de estos países mantenerse en una situación de unidad que los potencie, es preciso comprender que el “efecto derrame” prometido por el neoliberalismo, no sólo no ocurrió en los últimos treinta años sino que no llegará nunca. La única manera de lograr índices de igualdad social que garanticen votaciones acordes con lo que creemos lógico es a través de la presencia de los estados ordenando el mercado.